Una Copa de homenaje: la primera de Pellegrini y Bordalás o la última de Joaquín o Gayà
22:48
22 Abril 2022

Una Copa de homenaje: la primera de Pellegrini y Bordalás o la última de Joaquín o Gayà

Betis y Valencia buscan en La Cartuja el primer título de la temporada con dos estilos diferentes pero la misma necesidad de reivindicarse

A la gloria se va por La Cartuja. Betis y Valencia buscarán esta noche una Copa del Rey con sabor a homenaje. Diecisiete años llevan los verdiblancos sin tocar plata, los dos últimos aplaudiendo un fútbol repleto de elogios, pero sin el pedigrí que se luce en las vitrinas. Ya no consuela el manquepierda. El Valencia saborea aún la proeza de ser campeón reciente (2019) y rememora cómo en Sevilla, en este mismo estadio, Mendieta y Piojo López inauguraron el disfrute de toda una generación con un tinte bronco y copero que enciende al valencianismo como la misma pólvora.

Esta Copa, la tercera o la novena, puede ser el homenaje a Manuel Pellegrini que el fútbol español le negó en el Real Madrid, el Villarreal o el Málaga, un broche a su Betis que dejaría de ser resultón para brillar con luz propia.

No menos méritos acumula José Bordalás, capaz de recuperar las constantes vitales de un equipo empequeñecido y que, sin saltarse un peldaño desde los campos de tierra hasta la élite, puede convertirse en el primer técnico valenciano que ofrezca una copa al pueblo de Mestalla. Eso contra la corriente que ataca su estilo y contra la que se rebela.

Ambos lo harán con sus armas, tan diferentes como lícitas. Los andaluces con descansa su magia, Canales, Guido y Fekir, para alimentar la voracidad de Borja Iglesias. Con la simpatía que genera su fútbol alegre, frente a un Valencia se sacude un sambenito. «Si ganamos dirán que es porque somos antideportivos, si lo hace el Betis, porque juega bien», se lamentó Gayà.

El Betis tiene que demostrar que no le lastra el peso de la historia y en eso el Valencia es experto. De su solidez, con Gabriel Paulista entre algodones, nacerá su capacidad para encontrar la electricidad de un talentoso Guedes en el partido de su carrera. El portugués es el látigo de un equipo en el que Carlos Soler y Gayà tocan arrebato.

Para ellos esta copa también es un sueño y un reconocimiento al tormento que han soportado en los años grises. Puede que sea su segundo título y quizá, como han hablado, esa imagen sea la última que perviva de ellos dos como valencianistas. Ambos están en los estertores de sus contratos, que cuesta pensar en no renovar, pero la realidad camina hacia una certeza: el proyecto deportivo no va acompasado con su crecimiento personal. «Hay que disfrutar porque no sabemos cuándo se volverá a una final», advirtió el lateral.

El broche para la carrera de Joaquín

Conoce bien ese sinsabor otro de los grandes protagonistas de esta final: Joaquín Sánchez. Camino de los 41 años, ha ido y ha vuelto del Villamarín y transitado momentos dulces y amargos como verdiblanco. Pero solo dos títulos lucen en su palmarés y son dos Copas. Una, en 2005, hace 17 años, ganada ante Osasuna, la última que celebró el beticismo. La otra, lograda tres años después, pero con la camiseta blanca del escudo del murciélago en 2008, ante el Getafe en el Calderón.

La Sevilla verdiblanca y la legión de futboleros neutrales reclaman esa despedida en la gloria para un jugador legendario. "Uno sueña siempre con estar en una final, pero los años y la madurez me hacen pensar que primero hay que jugarla. Desde que volví al Betis he soñado con esto", confesó.

Pero no hay compasión ante la necesidad de exorcizar demonios que siente un valencianismo volcado que brama por un chute de supervivencia y orgullo. Nadie quiere asumir que en Mestalla espera la vida en el alambre, la destrucción y la resurrección constante. Se agarran a perseguir un estallido de euforia, otra catarsis colectiva que, desde hace años, sólo se produce en Sevilla.


Etiquetas:  #Una #Copa #de #homenaje #la #primera #de #Pellegrini #y #Bordalás #o #la #última #de #Joaquín #o #Gayà

COMENTARIOS