Una Eurocopa de rabia y un Mundial para creer
18:16
21 Julio 2022

Una Eurocopa de rabia y un Mundial para creer

La Eurocopa deja lecciones que aprender para el futuro de la selección. La mejor generación del fútbol femenino español ya mira al Mundial 2023.

Cuartos de final (2-1) Un adiós cruel ante Inglaterra

Decía Jorge Vilda que después del adiós a la Eurocopa llegaba el tiempo de los 'y si'. Y si Alexia Putellas y Jenni Hermoso no se hubieran lesionado. Y si hubieran pitado falta en la jugada del empate de Inglaterra. Pero también 'y si' algunas decisiones del seleccionador no hubieran descolocado al equipo en la segunda parte. Y si no hubiera querido guardar la ropa antes de tiempo. Certezas hay pocas, pero importantes: el grupo es joven y el próximo verano disputará el Mundial 2023.

En el seno de la selección quema el convencimiento de que Alessia Russo hizo falta sobre Irene Paredes en el gol del empate. En la repetición se observa cómo la delantera inglesa impidió saltar a la central guipuzcoana colocándole el peso sobre el hombro y el cuello en la cara. La capitana española no suele morderse la lengua (ya arremetió contra la UEFA en 2020 por la falta de VAR en la Champions femenina) y fue tajante después del partido contra Inglaterra.

"[Russo] me pega con el codo en el cuello y yo no puedo saltar. Es una falta muy clara que no quieren pitar ni revisar y eso decanta el partido", declaró Paredes en Teledeporte. "Son momentos puntuales, pero uno como ese en el que te hacen una falta, te meten gol, y no les da la gana revisarlo porque estás en Inglaterra, es complicado".

Las decisiones de Vilda

El empate cambió por completo un partido en el que España había empezado a perder el equilibrio con los últimos cambios de Vilda. El seleccionador acertó con la novedad en el lateral izquierdo de Olga Carmona, que ató en corto a Beth Mead, o la entrada al descanso de Athenea del Castillo, que dio velocidad, regate y desborde al ataque de España. Hasta que cambió de costado.

Fue una de las decisiones que quitaron vuelo al equipo. Athenea, que ideó el primer gol con un navajazo orientado, que rozó el segundo, y que tenía atormentada a su lateral, se diluyó con el paso a la izquierda. Tampoco acertó dejando a la selección sin delantera durante 25 minutos, los que pasaron entre la marcha de Esther y la entrada de Amaiur, ya en la prórroga. El equipo, sin referencia arriba pese al generoso desgaste de Mariona Caldentey, y con los movimientos defensivos del técnico, acabó hundiéndose atrás.

Esos fueron los únicos minutos de Amaiur en la Eurocopa. A pesar de sus números con la selección (12 goles en 12 partidos) y la Real Sociedad (17), y de la necesidad de pólvora con las bajas de Alexia y Hermoso, la donostiarra, convocada de última hora, no entró en los planes de Vilda. Y a duras penas lo hizo Esther, la otra 'nueve' del equipo, titular en el primer partido, inédita en el segundo y suplente en el tercero. La andaluza se reivindicó con un gol que durante media hora hizo soñar a España.

Objetivo: Mundial 2023

Hace tiempo que España es una potencia en las categorías inferiores del fútbol femenino. La selección española es la vigente campeona del mundo y subcampeona de Europa sub 17, campeona de Europa sub 19 y subcampeona del mundo sub 20. Sin embargo, esos éxitos no se traducen en la absoluta, que sigue sin ganar una eliminatoria en los grandes torneos de selecciones. Con el dolor de la Eurocopa todavía en carne viva, ya se dibuja el próximo reto: el Mundial de 2023.

Patri Guijarro lamenta una ocasión perdida ante Mead y Walsh.Patri Guijarro lamenta una ocasión perdida ante Mead y Walsh.El Mundo

La selección española selló en abril su pasaporte al Mundial de Australia y Nueva Zelanda que se celebrará dentro de un año exacto. Y lo hizo con honores: en los seis partidos que se han disputado hasta la fecha, lleva pleno de victorias con 45 goles a favor y ninguno en contra. Y antes de que termine el verano jugará los dos últimos duelos en casa contra Hungría (2 de septiembre) y Ucrania (día 6).

España disfruta de la mejor generación de su historia. Un grupo de referentes jóvenes (Alexia, Mariona o Mapi León no llegan a la treintena) al que se han ido incorporando las protagonistas de esos éxitos de las inferiores. Jugadoras como Bonmatí, Patri Guijarro o Batlle ya están consolidadas, mientras que Athenea o Aleixandri piden paso. El Mundial de 2023 ofrecerá otra oportunidad para reclamar con la absoluta el sitio en la élite que España ya tiene formando promesas.


Etiquetas:  #Una #Eurocopa #de #rabia #y #un #Mundial #para #creer

COMENTARIOS