Una renacida Carla Simón se asoma desnuda a la Mostra
23:36
3 Septiembre 2022

Una renacida Carla Simón se asoma desnuda a la Mostra

La directora de 'Alcarràs' presenta el cortometraje 'Carta a mi madre para mi hijo' que culmina la investigación de la familia, la memoria personal y la ficción de sus trabajos anteriores

Mostra de Venecia Luca Guadagnino deja con hambre a la Mostra con su crudo menú caníbal Mostra de Venecia Iñárritu se atraganta de sí mismo en 'Bardo, falsa crónica de unas cuantas verdades'

Al contrario que la desnudez, que remite a lo desangelado, lo vulnerable o lo que falta, el desnudo es siempre la mayor expresión de la belleza y la esencia. Somos lo que somos después de despojarnos de ropajes innecesarios, de lo superfluo. La desnudez da frío y necesita de atención; lo desnudo es autónomo. Y libre. Carla Simón, directora de cine, lo sabe. Y lo sabe hasta tal punto que en su corta filmografía se ha esforzado en una peculiar y muy personal metafísica del desnudo. 'Verano 1993' remitía a su propia infancia sin padres cerca de la desnudez. Desvalida. La idea de la película era aprender del dolor para reconocerse, por fin, desnuda y libre. 'Alcarràs', a su manera, remite del mismo modo a la desnudez de una familia despojada de sus tierras y que encuentra, en el valor desnudo de su identidad, refugio y sentido. Y así.

Era cuestión de tiempo que se desnudara del todo. Y que lo hiciera de manera, física y real. Sin excusas ni coartadas. Completamente libre y, por qué no, perfecta. Incontrovertible y sin metáforas. Y así hace en 'Carta a mi madre para mi hijo', el cortometraje presentado en la Mostra de Venecia que, a su manera quizá, completa un ciclo. O no. La película que, de nuevo, tiene mucho de autorretrato se inventa un pasado y una vida para la madre que apenas conoció con idea de mostrárselo al hijo que todavía apenas conoce. La cinta está rodada con ella embarazada.

Cuenta la directora que recibió la propuesta de la película cuando se encontraba en el Festival de Málaga en mitad del tumulto causado después de lograr el Oso de Oro en el Festival de Berlín con 'Alcarràs'. El ofrecimiento de la firma de ropa Miu Miu es en realidad un proyecto global que viene de muy atrás y por el que han pasado directoras como Agnès Varda o Lucrecia Martel. "No sabía muy bien qué hacer. Estaba embarazada y, entonces, el embarazo era el monotema", dice ahora en el Lido cuando Manel, su hijo, ya tiene dos meses y medio.

La directora Carla Simón.La directora Carla Simón.BRIGITTE LACOMBREMUNDO

'Carta a mi madre para mi hijo' insiste en esa memoria familiar que, como reconoce la cineasta, no tiene. Sus padres, como ya contó en su debut, murieron de sida. "Hago cine para poder inventarme", comenta. La película empieza con Carla embarazada y desnuda. Posa exactamente igual que en la fotos que conserva en las que su madre se exhibía sin pudor, orgullosa, embarazada de ella. Desde ahí, la historia se convierte en un cuento de mariposas que luego es canción que cantan Lole y Manuel; la historia se enreda en una huida por el mar que termina siendo un encuentro entre una hija a punto de ser madre y su madre transfigurada de Ángela Molina; la historia son cuerpos en llamas; la historia queda apenas perdida en ráfagas de Súper 8 que retratan abuelos, tíos, padres, bisabuelos...

"Imagino que volver una y otra vez a la familia es una forma de exorcismo. Mi próximo proyecto también va de esto... y ya", dice y se ríe. Lo que queda es una película febril y, ya se ha dicho, desnuda. Carla ya no aparece transfigurada en cada uno de los personajes de sus películas ligeramente enfermos de desnudez. Ahora es ella enteramente. La desnudez es temporal, el desnudo es eterno. Al contrario que la desnudez, la finalidad del desnudo no consiste en señalar lo impúdico ni excitar, sino señalar lo que importa. Metafísica del desnudo.


Etiquetas:  #Una #renacida #Carla #Simón #se #asoma #desnuda #a #la #Mostra

COMENTARIOS