Vinicius sueña despierto ante el Liverpool y hace soñar al Madrid
23:24
6 Abril 2021

Vinicius sueña despierto ante el Liverpool y hace soñar al Madrid

El brasileño firma un doblete en su actuación más estelar como blanco en Europa y acerca las semifinales

Vinicius se pellizcará varias veces para cerciorarse de que está despierto, de que ese control de futbolista de videojuegos no es parte del sueño de un niño que regatea sombras como un maletilla hace lunas. No. Ese control, el gol y otro más son parte del día en que se hizo hombre con la camiseta del Madrid, por la obra y por su trascendencia, en la ida de unos cuartos de Champions frente a un coloso, el Liverpool de Klopp y Salah, en una noche en la que sobre la hierba había 19 Copas de Europa. Soñar con una de ellas es libre. Mejor despierto.

Lo que Vinicius acabó empezó en Toni Kroos, el primer eslabón. El alemán levantó el periscopio. ¡Fuego el uno! El balón salió con la precisión de un proyectil, perfectamente calibrado y medido al encuentro con la carrera del brasileño. Vinicius acertó en lo que siempre hierra. ¡Fuego el dos! Esta vez la trayectoria fue interceptada por los antiaéreos del Liverpool, pero por su peor elemento, Alexander-Arnold. El defensa cedió involuntariamente a Asensio, cuya finalización, un sombrero por encima de Alisson, en nada desmereció al control y gol del Vinicius. En poco más de media hora, el Liverpool viajaba con dos vías que paliaría con el tanto aislado de Salah con la mente puesta en la vuelta en Anfield, pero sin que Vinicius hubiera dicho su última palabra. Es la palabra sueño.

Los dos tantos con los que el Madrid se fue al descanso dicen mucho del desarrollo del partido. En particular, del acierto del Madrid al interpretar dónde estaba el talón de Aquiles del equipo de Klopp. Todos sabían que era su defensa, donde se acumulaban las bajas, pero había que saber cómo atacarla. Dado que el técnico alemán cambió las piezas pero no la dinámica, la fórmula era buscar la espalda de sus laterales y centrales cuando la línea se avanzaba. Para eso ninguno como Kroos, por la combinación de su visión periférica y la precisión de su pie. Actuó como un verdadero quarterback en busca del mejor 'running back' posible: Vinicius.

El brasileño tuvo, además, la fortuna de encontrar enfrente al peor del Liverpool, al menos en Valdebebas. Alexander-Arnold es un buen jugador en progresión ofensiva, pero se diluye en el rol de defensa puro. El error en el segundo gol del Madrid fue realmente grosero. Para Vinicius, el primero de los tantos fue, por fin, una de esas acciones redondas que justifican lo que se espera del brasileño. Lo fue por la ejecución, con un control orientado con el pecho en carrera que es 'hors catégorie'. El segundo tuvo el valor de poner en suerte la eliminatoria. Anfield no es lo mismo sin público.

La desesperación de Klopp

La presencia del brasileño entre los titulares, junto a Benzema y Asensio, era ya una declaración de intenciones por parte de Zidane. Pese a la ausencia de Sergio Ramos y a la de Varane, debido a un positivo por Covid, se decidió por un 4-3-3, sin la alternativa de los tres centrales. A Nacho se unía Militao en el centro del área. No quería especular, sino atacar, y es lo que hizo el Madrid desde el primer minuto. Ahí estuvo la segunda de sus buenas lecturas, porque arrebató al Liverpool su seña de identidad: un ritmo de juego altísimo. Si alguien lo tuvo desde el inicio fue el equipo de Zidane, dinámico, rápido y preciso en la circulación, y con mayor anticipación en los duelos. La ventaja de dos goles antes del descanso era la consecuencia, para desesperación de Klopp, que minutos antes de retirarse al vestuario señaló a Keita con un cambio. Entró en escena Thiago.

El Liverpool, pese a la presión alta ejercida, no había sido capaz de comprometer una sola vez a Courtois en todo el primer tiempo. Sané se desesperaba y Salah no era capaz de dominar el balón. O cambiaba drásticamente o sucumbía antes del turno en Anfiled. Klopp debió ser claro en la caseta. El primer error que tuvo el Madrid, quizás confiado en su renta, permitió la primera contra del Liverpool, resuelta por Salah después de un disparo de Jota que rebotó en Modric y encontró al egipcio frente al gol.

Fuera de casa, un tanto es un tesoro. El choque ya no fue el mismo, con un Liverpool más activo y un Madrid menos cómodo, pero no menos ambicioso. Los de ZZ se dispusieron a la contra. Asensio pudo ceder el tercero a Vinicius, pero el último defensa lo interrumpió. El brasileño, sin embargo, estaba ungido y todo lo que antes le suponía un mundo resultaba fácil, etéreo, como el golpeo con el que su sueño es, hoy el sueño del Madrid.


Etiquetas:  #Vinicius #sueña #despierto #ante #el #Liverpool #y #hace #soñar #al #Madrid

COMENTARIOS