Ximo Puig se alía con Andalucía para apretar a Pedro Sánchez en la reforma de la financiación autonómica
18:18
16 Julio 2021

Ximo Puig se alía con Andalucía para apretar a Pedro Sánchez en la reforma de la financiación autonómica

Ambos gobiernos trabajan en una propuesta conjunta y pedirán a Hacienda que destine al menos 3.000 millones de los fondos Covid a compensar directamente su infrafinanciación

«No se puede seguir bloqueando la reforma del modelo de financiación, urgente y necesaria», le dijo Ximo Puig a María Jesús Montero el pasado mes de marzo en el Ministerio de Hacienda. Lo hizo sin alzar la voz contra un gobierno que llegó a La Moncloa con esa horizonte. Los valencianos rebajaron entonces sus reivindicaciones, contundentes y constantes contra Rajoy y, sin embargo, ni un paso se ha dado hasta el momento, lo que ha obligado a Puig a poner fin a la tregua. Ha buscado en Andalucía un aliado para lograr una pinza que fuerce a Sánchez a iniciar la revisión de un sistema caducado desde 2014 y que ha infrafinanciado a estas dos autonomías y a Murcia.

Ir de la mano les permitirá, además, llegar con más fuerza al Consejo de Política Fiscal y Financiera de finales de agosto donde quedarán definido el reparto de los 13.486 millones de los fondos Covid. La intención de Valencia y Sevilla es que se reserve un tramo de alrededor de 3.000 millones para compensar a las regiones peor tratadas. Es una venda mientras el sistema cambia, tarea en la que los dos gobiernos son afines.

Las reivindicaciones de la Comunidad Valenciana y Andalucía en cuanto a financiación son similares, porque comparten el criterio de atender al criterio de la población ajustada en la distribución de recursos. Por eso Puig no dudó en recoger el guante que le lanzó en junio Moreno Bonilla y aceptó una cumbre bilateral en septiembre en Sevilla que ha tenido su prólogo en Valencia con la reunión de trabajo entre el conseller de Hacienda , Vicent Soler, y el responsable de las finanzas de la Junta, Juan Bravo.

Ambos coincidieron en la necesidad de tomar las riendas para empujar una reforma que Sánchez y Montero siguen aparcando por la dificultad para lograr consensos. Eso supone una condena a tener un déficit estructural de ingresos que no les permite cubrir el gasto y que en 2017 los expertos cifraron en 16.000 millones. «Ahora no solo hay que cubrir servicios, sino afrontar al recuperación de la crisis en las mismas condiciones. Si los territorios como la Comunidad Valenciana, Andalucía, Murcia o Castilla la Mancha no disponemos de los recursos necesarios ni siquiera para financiar nuestros servicios públicos fundamentales, no tendremos opción de impulsar las políticas industriales, de fomento de la ocupación, de impulso de la inversión, tan necesarias en estos momentos"», recordó el valenciano Vicent Soler.

Hasta ahora, la única "victoria" fue el reparto del fondo de 16.000 millones de euros no reembolsable, "algo sin precedentes en nuestra historia y clave para que hayamos podido afrontar con garantías la emergencia sanitaria", añadió.

A este "mecanismo transitorio" debe seguir una reforma que distribuya los recursos de manera equitativa, que incorpore solidaridad de las comunidades Forales y que contemple la compensación de la deuda vinculada con la infrafinanciación.

Para ello la intención creen necesario elaborar una propuesta que sea capaz de generar consenso entre las regiones «y se lo ponga fácil al Ministerio», apuntó Bravo, que rechazó acudir al modelo de 2002 de Aznar, como propuso Pablo Casado salvo en el hecho de que consiguió un amplio respaldo autonómico. «Hay que recuperar ese acuerdo. Pero la situación actual es muy distinta. Hay que partir de un libro blanco y escuchar lo que tienen que decir Castilla y León, Aragón o Extremadura», aseguró.

Confiado está el valenciano Vicent Soler en que serán capaces de convencer a todos, «porque todos están infrafinanciados». «Todas las comunidades van a verse beneficiadas para lograr una reforma inaplazable y más perentoria que nunca», añadió.

En lo que ambos gobiernos están de acuerdo en que esta presión al Ejecutivo central debe ir acompañada de «diálogo y consenso». «La épica es estupenda, pero si es eficaz», recordó el conseller Soler.

Compromís quiere una manifestación reivindicativa

Contrasta esta postura con los grandes gestos que le gustarían a los socios de Puig. Compromís apuesta por volver a lanzarse a la calle en noviembre, como ocurrió en 2017 contra el Gobierno de Rajoy. Esta es la propuesta que llevarán el próximo viernes a la reunión de la Plataforma por una Financiación Justa, que engloba a todos los partidos (menos Vox), la Confederación Empresarial Valenciana y los sindicatos UGT y CCOO. Quieren recordarle a Sánchez el ultimátum que le lanzaron para abordar la reforma del sistema antes de final de 2021 y advierten de que la convocarán con o sin consenso.

En ese camino se pueden encontrar los nacionalistas haciendo pinza al PSPV con el Partido Popular, que ha virado desde la llegada de Carlos Mazón a la presidencia y ha hecho de esta reivindicación uno de los pilares contra el Botànic y contra Sánchez. Sin renunciar a salir a la calle para presionar, han aplaudido la alianza con Andalucía. "Felicito a Puig por hablar con Andalucía para unir fuerzas. Cuando Carlos Mazón se reunía con Almería y Murcia para la defensa del agua, Puig le acusó de organizar un aquelarre. Sea bienvenido ahora al aquelarre de la defensa de los intereses de los valencianos", aseguró el vicesecretario de organización Juanfran Pérez Llorca.


Etiquetas:  #Ximo #Puig #se #alía #con #Andalucía #para #apretar #a #Pedro #Sánchez #en #la #reforma #de #la #financiación #autonómica

COMENTARIOS