Yates derrota pero no intimida a Bernal antes de la traca final
17:54
28 Mayo 2021

Yates derrota pero no intimida a Bernal antes de la traca final

El colombiano mantiene una renta de 2:49 con el británico a falta de una sola etapa de montaña y de la contrarreloj de Milán.

19ª etapa Clasificación y tiempos General Bernal, con 2:29 sobre Caruso

Todo el mundo duda de Egan Bernal, pero él no duda de sí mismo y se apoya en el cronómetro para sentirse reforzado, aun cuando ya es evidente que en el tramo final de este Giro hay un hombre que es claramente superior a él. Simon Yates mejora al ritmo que lo hace la primavera, siempre fue mejor ciclista cuanto más alto llegara el termómetro. El frío le paraliza, el calor le libera y lo aprovecha para apuntarse el triunfo en la penúltima jornada alpina de este Giro, una victoria que alienta sus sueños de derrocar al rey colombiano, aunque apenas tenga ya margen para conseguirlo. El "¿por qué no?" permanece vigente y alimenta la expectativa de una última etapa de montaña cargada de épica, de perseguir un imposible.

Pero Bernal no se siente intimidado ni se pone nervioso cuando llega su momento. Mide, controla, calcula, se abraza a su potentísimo equipo y cede lo justo, 28 segundos que parecen mucho pero no son nada, pues en la general todavía conserva 2:49 con Yates y deja al regularísimo Caruso a 2:29. Una renta que le debería bastar y sobrar para ganar su primer Giro, por mucho que aún reste (además de la contrarreloj de Milán) un 'tappone' con tres puertos de primera categoría encadenados en 80 kilómetros, la mitad de ellos cuesta arriba. Si Yates quiere ganar este Giro, y a buen seguro que lo desea y que lo intentará, tendrá que plantear batalla desde lejos, sin esperar a la ascensión final a Alpe Motta.

Se dibuja, en fin, un escenario abierto. No demasiado, cierto, pero más de lo que parecía el pasado martes, cuando Bernal parecía destinado a lograr una victoria final por abrasión. Las dudas que ofreció el miércoles en Sega di Ala se minimizaron en la etapa de este viernes, pero persisten. Y Yates lo sabe. Y Joao Almeida también. Y por eso fueron sus equipos, el Bike Exchange y el Deceuninck, los que se dedicaron a endurecer el ritmo durante toda la jornada, condenando desde muy pronto a la fuga a ser absorbida tarde o temprano. Si persistían las flaquezas de Bernal, ese era el mejor método para hacerlas aflorar de nuevo.

Calculador hasta el extremo

Nada más arrancar la ascensión final a Alpe di Mera (9,5 km. al 9%, con rampas máximas del 14%), Almeida quemó el cartucho de James Knox, el último que le quedaba. Cuando el británico desfalleció, su líder no se lo pensó y se lanzó al ataque, sin que el Ineos se inmutara. Viendo la escena, Yates comprendió poco después que ese era su momento y le lanzó un órdago a Bernal. Damiano Caruso, Alexander Vlasov y George Bennett respondieron al movimiento, pero la 'maglia rosa' se mantuvo impasible, resguardado al ritmo que le marcaba Jonathan Castroviejo.

La compañía estorbaba a Yates, que no quería aliados, y a falta de 5,5 kilómetros volvió a cambiar el ritmo para marcharse en solitario. Ya no iba a ver a nadie a su lado ni por delante hasta la cima. Bernal, de nuevo calculador hasta el extremo, se mantuvo en su sitio, dejando que Castroviejo terminara su faena y que Daniel Felipe Martínez diera continuidad al ritmo que más le convenía. Era la táctica correcta dada su ventaja en la general, pero hacía falta mucha sangre fría para ejecutarla, teniendo al hombre más fuerte por delante, con alrededor de medio minuto de margen.

Agotado Martínez, Bernal asumió el mando y elevó el ritmo de un grupo que se quedó limitado a Almeida y a él. Caruso, por detrás, se conformó con no perderle de vista en ningún momento. No se le puede pedir más al italiano. Almeida al principio le dejó la tostada al líder, acaso le costó más de la cuenta concluir que necesitaba colaborar con él para conseguir la victoria de etapa. Cuando se dio cuenta, ya fue tarde. El portugués acabó soltando a Bernal, pero llegó 11 segundos tarde a su objetivo. Porque la victoria de Yates ya era inevitable y con ella un refuerzo moral para buscar un imposible.


Etiquetas:  #Yates #derrota #pero #no #intimida #a #Bernal #antes #de #la #traca #final

COMENTARIOS