'Yo digo moto, tú dices mami': Rosalía empieza en Almería su conquista del mundo
08:51
7 Julio 2022

'Yo digo moto, tú dices mami': Rosalía empieza en Almería su conquista del mundo

La artista catalana se corona como nueva reina del pop y deslumbra en el primer concierto del Motomami World Tour, la gira internacional que la llevará a actuar en 15 países

Análisis La 'Motomami' de Rosalía es el mejor disco del año... hasta ahora Entrevista Rosalía: "Mi abuela es una motomami, ojalá de mayor sea como ella" Reportaje Por qué nos hemos hartado 'malamente' de Rosalía en apenas tres años

A estas alturas ya podemos decir que 2022 será recordado, entre otras cosas, por ser el año en el que Rosalía y su 'Motomami' consolidaron de forma impecable su proceso de dominación mundial. No es una hipérbole.

En Almería, primera parada del esperadísimo Motomami World Tour, todo eran nervios a flor de piel, calor, ansiedad, expectación y la felicidad de estar en un sitio y momento irrepetibles hasta que llegó el momento: se escuchó un estruendoso rugido de motor, las tres palabras mágicas -Chica-qué-diceees- y los bajos de Saoko empezaron a retumbar en el estómago de las 12.000 almas reunidas para la ocasión, desatando la locura colectiva. "Almería, esto es para que no me olvides nunca", dijo la catalana, de azul eléctrico con minifalda de tablas.

Luego llegó 'Candy' y cuando no había dado tiempo a recuperarse, ese espídico himno al empoderamiento que es 'Bizcochito'.

Para saber más

La 'Motomami' de Rosalía es el mejor disco del año... hasta ahora

Conciertos Rosalía: entradas, precio y a qué hora salen a la venta

Con 'La Fama', una bachata más tranquila, un pequeño respiro. Si de algo tiene fama Rosalía es de ser una perfeccionista y esa autoexigencia se notó en un espectáculo perfectamente calibrado en el que ella y su voz son el centro absoluto. A la artista la acompaña un grupo de ocho bailarines que, más que ejecutar una coreografía, se funden como una masa humana alrededor de ella, acoplándose a sus gestos y la narrativa de las canciones, como un videoclip en directo, grabándola con móviles desde varias perspectivas.

Rosalía recordó la primera vez que vino a Almería con ocho años. "Me sentí súper especial pisando las calles de la ciudad de una súper estrella como David Bisbal. Y también es la tierra de Tomatito. Es una tierra de arte y es un honor estar aquí", dijo antes de coger la guitarra y tocar Dolerme, la canción que lanzó en pleno confinamiento desde Estados Unidos, para continuar con 'De aquí no sales', uno de sus temas más flamencos de su primer disco, 'Los Angeles', que empalmó con 'Bulerías'. "Si yo digo moto, tu dices mami" fue el grito de guerra-preludio de 'Motomami', con los bailarines convertidos en una moto humana, y luego ya con 'G3nis', el público se derritió, de calor y emoción.

"¿Quién se ha venido con su bestie? ¿Y con su mami? Yo también!!!", dijo antes de bajar al público grabándolo todo con un móvil que se proyectaba en las pantallas, desatando la histeria. Después hizo algo inesperado hasta viniendo de ella: se sentó en un sillón de barbero y mientras cantaba 'Diablo', se cortó la punta de las trenzas y se las deshizo. Con el pelo ya suelto, se sentó al piano y empezó a tocar, silbando, la melodía de 'Hentai'. El momento introspectivo vino cuando se puso una bata de cola negra de varios metros, llenando la mitad del escenario (muy bien los planos cenitales) para interpretar De plata. Y el abecedario fue muy gracioso porque se dejó algunas letras. "C de calor!", se le escapó a algún espontáneo.

La segunda parte del concierto arrancó con 'La combi Versace', con zapateado estelar, de reinona, y un remix reguetonero que elevó la temperatura varios grados: cayeron 'Yo x ti' y 'Gasolina' de Daddy Yankee y ahí sí que el público entró en combustión. "Ser una popstar nunca te dura, pero ser una motomami sí", decía una de las muchas pancartas que leyó en voz alta. Se oyeron dos temas nuevos: 'Aislamiento' y 'Chiri' (esta última suena a hit instantáneo). Y la recta final supo a gloria, con 'Malamente', 'Delirio de grandeza' y 'Con Altura'. Y entonces, cuando todo el mundo se estaba poniendo nervioso porque 'Chicken Teriyaki' no llegaba, llegó. Con patinetes en el escenario y Rosalía subida en uno dando vueltas!! Bravo.

"Os veo a todos, a todos, a todos", dijo muy cariñosa antes de cantar 'Sakura', con un chorro de voz que se debió escuchar en Roquetas de Mar. La despedida, con 'Cuuuuute', fue una traca final inolvidable.

Los fans de la artista de Sant Esteve Sesrovires llevaban dos días haciendo cola a la entrada del Recinto de Conciertos de Almería para coger buen sitio en el primer concierto de la gira, toda una heroicidad teniendo en cuenta el calorazo que cae sin piedad, día y noche, sobre la ciudad andaluza. Todavía quedaban algunas entradas disponibles ayer por la tarde de las 12.000 que admite el recinto, un espacio al aire libre no muy lejos de la playa que anoche hervía de expectación, con miles de motomamis con la manicura recién hecha, dos moñitos y mariposas en la cabeza, "juntas por la noche, puestas pa'l derroche".

Han pasado casi mil días desde que Rosalía se subió a un escenario por última vez en España. La gira del Mal querer finalizó por todo lo alto en diciembre de 2019 en el WiZink Center de Madrid y un par de meses después, el Covid lo cerró todo y la vida se frenó en seco. A Rosalía, el parón mundial la pilló en Estados Unidos, donde se gestó el soberbio Motomami (en esto hay una apabullante y poco habitual unanimidad). Tres años y una pandemia después, en el verano del Gran Reecuentro, de la vuelta a los megaconciertos, los festivales y los tan añorados baños de masas, Rosalía se enfrenta a su tercera gira, la más esperada, internacional y ambiciosa de su carrera: 46 conciertos en 15 países, solo 12 de ellos en España, que la llevarán en los próximos meses a Sao Paulo, Toronto, Chicago, Miami, Ámsterdan, Londres y París, donde finalizará el tour el 18 de diciembre. Hará doblete en cuatro ciudades: Madrid, Barcelona, Nueva York e Inglewood, el suburbio más trendy de Los Ángeles y ya ha hecho sold out en un puñado de ciudades. De la parte española de la gira destacan sus cuatro fechas andaluzas (Almería, Sevilla, Granada y Fuengirola).

¿Qué más puede decirse de Motomami, un disco inclasificable, complejo y fácil a la vez, tan adictivo que "hasta tú mamá lo tararea"? Pues que Rosalía ha conseguido varias cosas que no siempre van necesariamente juntas: la aclamación popular de un público con muchas ganas acumuladas de emocionarse y perrear y la bendición de la crítica más especializada, rendida ante un álbum que es el sueño húmedo de cualquier especialista por su riesgo, su valentía y su apabullante mezcla de géneros, que van del reguetón al flamenco, el trap o la balada. Otra de las cosas que ha demostrado Rosalía es que, pese a haber pasado meses preparando el disco en Estados Unidos, se puede conquistar el mundo cantando en castellano. Ella ya lo ha hecho, desarrollando un lenguaje nuevo y personalísimo que a ratos parece llegado del mismísimo futuro. Quién nos iba a decir, ay, que un disco ultra experimental de una fan de Willie Colón y la Fania nacida en el Baix Llobregat iba a terminar con la hegemonía anglosajona del pop mundial.


Etiquetas:  #Yo #digo #moto #tú #dices #mami #Rosalía #empieza #en #Almería #su #conquista #del #mundo

COMENTARIOS