Zinedine Zidane cose al Real Madrid y Marcelo lo descose frente al Getafe
10:06
10 Febrero 2021

Zinedine Zidane cose al Real Madrid y Marcelo lo descose frente al Getafe

El conjunto blanco, recompuesto con tres centrales por las ausencias, se impone a un inofensivo conjunto azulón

Directo. Narración y estadísticas Perfil. La historia de Marvin Park, el remedio de Zidane

Zidane cosió al Madrid para ponerlo a salvo de sus ausencias, pero el Madrid supo descoserse a tiempo para ganar, gracias, en buena parte, al esperanzador partido de Marcelo, un tipo al que, si está bien, no hay sedal que lo sujete. Suficiente para no sufrir, que ya es mucho en estos tiempos, y no perder más pasos en la Liga, a cinco puntos del Atlético, con dos partidos menos los rojiblancos, en un partido aplazado y envenenado desde la primera jornada. El Getafe, esta vez, no tenía ni la cicuta ni la lija esperada (2-0).

Los tres centrales son una solución circunstancial para el Madrid, pero las circunstancias, hoy, van más allá de unas jornadas. La ausencia de Sergio Ramos no se corrige sólo con una ficha. En el área, un clavo no saca a otro clavo. Hay que cambiar también el sistema. Es lo que hizo Zidane en una línea donde se suman bajas de tronío, como la de Carvajal, y dudas preocupantes, las de Militao.

La fórmula tiene sus cosas buenas y malas. Las primeras son la estabilidad, además de aportar una pieza más para la transición de la pelota que busca evitar la presión alta del rival. Permite, asimismo, liberar a los laterales, convertidos en carrileros. Ello beneficia muy concretamente a Marcelo, de regreso a la titularidad con muy buen tono. No sólo se debía a la disposición táctica, sino también a su mejor estado de forma, más fino que meses atrás. El brasileño necesita el reprís en sus arranques. Lo tuvo. Lástima que hubiera de retirarse, tocado, lo que permitió el debut del canterano Chust.

En la banda contraria, ZZ optó por otro, Marvin, al que ya dio minutos en Huesca. Hijo de padre nigeriano y madre surcoreana, el jugador cumplió sin más, porque casi todo lo productivo ofensivamente del Madrid transcurrió en la banda opuesta. Aguantó, eso sí, frente a Cucurella, hiperactivo, una especie de diablo de Tasmania sobre el césped.

Las contrapartidas del sistema, en cambio, tienen que ver con la claridad en la salida de balón, al contar con un centrocampista menos, en este caso Kroos, sancionado, y con la profundidad en las bandas, menos que cuando el lateral y el extremo crean opciones de dos contra uno. El Madrid, asimétrico, pudo hacerlo en la izquierda, por donde llegó el mayor peligro y el segundo gol. En la derecha, Marvin estuvo más pendiente de las precauciones. Tiene cuerpo para correr. Lo hará. Ayer, se retiró también prematuramente por unas molestias. Entró otro canterano, Arribas, y Vinicius pasó a la banda derecha, como lateral, desde donde dio el pase que abrió el camino de la victoria. La providencia estaba con el Madrid.

Los zarpazos de Mendy y Benzema

El partido empezó conforme a la primera intención de Zidane, que era dar estabilidad al Madrid, sin ningún susto en todo el primer tiempo, con control del juego pero menos ocasiones de las pretendidas, es lo cierto. A balón parado, Benzema estrelló el balón en la madera y Casemiro lanzó alto. En movimiento, Marcelo conectó con Modric en la media luna y el croata provocó la primera intervención de Soria. Nada más iniciarse el segundo tiempo, sacó otra mano a disparo cruzado de Benzema.

El portero regresaba al arco del Getafe, aunque no fue el único cambio de Bordalás, castigado en el palco de Valdebebas por su calentón con Lopetegui, en Sevilla. Mata, Kubo o Aleñà se quedaron en el banco para dar entrada al Cucho y Ángel. No era ésta la única razón de la nula actividad ofensiva de su equipo durante el primer tiempo, sino el dominio táctico del Madrid. Era necesario para el Getafe cambiar hombres, pero también la actitud y la ambición. Nada más regresar al césped, Ángel probó una chilena, lo primero que hacía el Getafe ante Courtois. De inmediato, llegaron los cambios de sus tres mosqueteros ausentes.

Empezaba otro partido, más peligroso para el Madrid, pero también mejor para ofrecerle oportunidades. Cucurella estuvo indeciso en una llegada en la que tenía posición para el disparo y, en cambio, no lo hizo Benzema cuando la defensa del Getafe concedió los metros de la muerte. Primero a Vinicius, en la banda, que lanzó un centro blando. Pese a ello, la escasa reacción de los centrales dejó a Benzema rematar a la red con escasa oposición. Esas dos acciones inclinaron el choque inexorablemente. Si antes fue Vinicius, después sería Marcelo, profundo, quien llegó al fondo en combinación con Mendy, directo al red. Descoserse unos minutos bastó. Al menos, en esta lid.


Etiquetas:  #Zinedine #Zidane #cose #al #Real #Madrid #y #Marcelo #lo #descose #frente #al #Getafe

COMENTARIOS